acceso a profesionales
si eres profesional accede a los contenidos extra de esta campaña
Campaña · 09/05/2017
El etiquetado de la carne del cordero, ¿qué información nos aporta?

Si te preguntaran qué aspecto es el que más valoras a la hora de considerar la calidad de la carne de cordero que comes, ¿qué dirías? Una pregunta parecida realizó recientemente Interovic en un estudio de mercado que realizó una prestigiosa consultora.  Por segundo año consecutivo, las personas que fueron preguntadas respondieron que el origen del cordero es el aspecto que más valoraban, dándole una puntuación de 9 sobre 10. ¿Pero cómo podemos saber cuál es el origen de  la carne de cordero que encontramos en el supermercado?  Lo cierto es que tenemos una forma sencilla de saberlo.  Estamos hablando del etiquetado de la carne del cordero.

Hoy nos hemos propuesto que todos podamos sacar  el máximo partido a la información que contiene la etiqueta. Para ello, haremos un repaso por la información que podemos encontrar en el etiquetado que compaña a la carne de cordero.

¿Debe ir etiquetada toda la carne de cordero?

ovejas cordero
Lo primero que debemos saber es que existen dos tipos de etiquetado: el obligatorio y el facultativo. Este segundo es de carácter voluntario, sin embargo es y ha de estar aprobado oficialmente, de manera que proporcione al consumidor información totalmente veraz.

Toda carne de cordero que se venda fresca, refrigerada o congelada, tiene que estar acompañada por su correspondiente etiqueta. La carne que se vende a granel tiene su etiqueta también. Por eso, si vas a tu carnicería y la etiqueta de la carne de cordero que quieres comprar no está visible, pídele a tu carnicero que te la muestre.

De todas maneras, te habrás fijado que algunas piezas de carne lucen, además, un sello marcado en la piel. Esto ocurre, por ejemplo, con el cordero de las Indicación Geográfica Protegida IGPS. Puedes conocer cuántas IGPS tenemos en España y cuáles son en el artículo “Conoce las distintas IGPs de cordero que existen en España”.

¿Qué vamos a saber leyendo la etiqueta de la carne de cordero?

Primeramente veremos la marca o nombre de la empresa responsable de que la información que vamos a encontrar en esa etiqueta es cierta. De esta manera conoceremos qué empresa alimentaria comercializa esa carne y su razón social.

Como hemos dicho al principio del post, a todos nos interesa conocer el origen de la carne de cordero que consumimos. Por eso, la ley exige que dentro de la información obligatoria se indique:

  • “Criado en”: El país donde el animal se ha criado.
  • “Sacrificado en”: En ocasiones, el animal nace y es criado fuera de España, pero finalmente es sacrificado dentro de nuestras fronteras. Es importante que nos fijemos en este aspecto para saber si comemos carne de cordero  100% criado en España con la calidad que caracteriza a nuestros corderos.
  • “Origen”: Cuando el cordero ha nacido y ha sido criado y sacrificado en un mismo país.

Siguiendo con los aspectos relacionados con la trazabilidad, en la etiqueta veremos  que también hay una serie de números. Entre ellos:

  • El lote de despiece y el lote de envasado. Así sabremos cuán fresca es la carne y si hace mucho que ha sido sacrificada y envasada.
  • Número de Registro Sanitario de la sala despiece y el de la sala de envasado. Ambos los verás en el sello oval.
  • También aparecerá el código de trazabilidad.

Otro aspecto que sabremos si leemos debidamente la etiqueta de la carne de cordero  es  la denominación de venta, es decir, si el cordero que estamos comprando es lechal, recental o pascual.  Al lado verás que aparece un código de pesos de la canal. Para el que no lo sepa, diremos que la canal es  el cuerpo de animal desprovisto de la totalidad de las vísceras torácicas y abdominales excepto el riñón.

Sabrás que en el caso del lechal, el peso de la canal es menor o igual a 7 kg, el recental  superior a 7 e inferior o igual a 13 kg y la canal del cordero pascual será peso superior a 13 y hasta 16 kg. Pero tranquilo, no tienes que recordar todos estos datos ya que los indica la etiqueta.  Otro dato de importancia es el peso neto, que se indica con dos decimales. Es decir, la cantidad de carne que vas a adquirir y que verás en la etiqueta de la carne que hay en los bandejeros de los supermercados, así como en la carne congelada.

Cuando se trata de carne de cordero, entre la información facultativa que encontraremos en la etiqueta está el tipo de alimentación de la que han disfrutado los animales. Cereales, pasto o con leche y también la raza de los animales.

No podemos olvidar que entre la información obligatoria está la fecha de caducidad, dato muy importante ya que indica el día límite en el que podremos consumir la carne de forma segura.

Como vemos, el etiquetado de la carne del cordero tiene mucha información de valor que los consumidores podemos consultar para conocer la calidad y el origen de la carne que estamos comiendo. A partir de aquí sólo nos queda desearos… ¡Buen provecho!

Comparte en las redes sociales: