acceso a profesionales
si eres profesional accede a los contenidos extra de esta campaña
Campaña · 19/09/2017
Guía completa para realizar la compra de carne de cordero

Si hay algo que nos une a los amigos de Canal Cordero es que la carne de cordero nos encanta, por su sabor, por su textura, por su jugosidad y versatilidad en la cocina y a la hora de preparar todo tipo de platos. Desde elaboradas recetas a base de carne de cordero hasta sencillos y rápidos manjares, la carne de cordero es un básico en nuestras neveras.

Sin embargo, a la hora de comprar carne de cordero debemos tener en cuenta algunos aspectos. Hoy queremos compartir con vosotros una guía definitiva con 5 consejos básico que no debemos olvidar cuando vayamos a comprar carne de cordero.

  1. Presta atención al etiquetado de la carne de cordero.

Carniceria

Uno de los  puntos que nunca debemos olvidar a la hora de comprar cualquier tipo de alimentos es la etiqueta, lo que es extensivo a la carne de cordero. No importa que compremos la carne de cordero envasada en el lineal de frescos o a granel en nuestra carnicería favorita, la etiqueta debe estar visible para nosotros y si no es así, podemos pedirla al carnicero que nos la muestre. Él estará encantado de hacerlo.

Leyendo la etiqueta nos aseguraremos del origen de la carne, si la carne es fresca, cuál es la denominación de venta del animal (lechal, recental o pascual), que ha sido nacido, criado o sacrificado en España o en otros sitios y muchas cosas más. Para conocerlas te recomendamos la lectura del artículo El etiquetado de la carne del cordero, ¿qué información nos aporta?

  1. Al comprar carne de cordero asegúrate de que el aspecto de la carne es el correcto.

Además de leer la etiqueta, podremos evaluar la frescura de la carne poniendo atención a su aspecto.  Como advertencia diremos que la carne de cordero fresca (aquella en la que han pasado sólo dos o tres días desde el sacrificio) presenta un aspecto firme y sin humedad, con lo que no te fíes de su calidad si a simple vista observas otras características.

Además, la carne de cordero tiene un color característico, un rosa perlado en los lechales, un color más vivo en los recentales y un rosáceo marcado en los pascuales. Desconfía de cualquier otro color.

  1. Sopesa las partes del cordero que harán mejor papel en tus platos.

Que la carne de cordero es deliciosa en cualquiera de sus versiones es un hecho. Sin embargo hay partes de la canal que dan mejor resultado en unas recetas que en otras.  Mientras que las parrilladas piden costillas y chuletas de cordero, los guisos de cuchara quedan espectaculares utilizando jarrete de cordero. Puedes saber mucho más sobre qué parte del cordero es ideal para qué plato, leyendo el artículo ¿Conoces las partes del cordero? Qué comprar en la carnicería

  1. Calcula la cantidad a la hora de comprar carne de cordero.

Reducir la cantidad de alimentos que desperdiciamos es una prioridad para cada vez más familias, como también lo es preparar unas deliciosas viandas que dejen a los comensales satisfechos. Si hay un artículo que nos puede ayudar a lograr este doble objetivo es este: Sólo, en pareja, con la familia o para un banquete ¿cuánto cordero compro?

Entre los consejos que encontrarás en mencionado post, quizá el más importante, es tener en cuenta 3 variables a la hora de calcular la cantidad de carne de cordero que vas a necesitar  comprar. Estas son:

  1. La receta a realizar
  2. La parte del cordero que vas a necesitar.
  3. El número de comensales que se van a sentar a la mesa.
  4. Después de comprar carne de cordero es necesario poner atención en su conservación.

Continuando con estrategias para evitar el desperdicio de los alimentos, otro aspecto básico es el modo de conservación.

Compra la carne de cordero fresca y  transpórtala en una bolsa isotérmica. Vuelve a casa lo antes posible, a poder ser, directamente desde la carnicería.  Si vas a consumirla en un corto espacio de tiempo, métela en la nevera. Si por el contrario, calculas que aún tardarás unos días antes de cocinarla, será mejor que utilices el congelador.

Después sólo tendrás que descongelarla antes del cocinado. La forma más aconsejable de descongelar es meter la carne en el frigorífico. Aunque se descongelará lentamente, no romperás la cadena de frío y eso es muy importante para conservar las cualidades nutricionales de la carne.

En tan sólo un día, podrás ponerte manos a la obra en la cocina. ¡Buen apetito!

Si tú también tienes algún truco a la hora de comprar carne de cordero y quieres compartirlo o por el contrario tienes dudas al respecto, utiliza los comentarios y compártelo con nosotros.

Comparte en las redes sociales: