acceso a profesionales
si eres profesional accede a los contenidos extra de esta campaña
Campaña · 16/10/2017
El pastoreo extensivo y la ganadería ovina, una puesta por la sostenibilidad

A menudo hemos hablado en este blog del trabajo de los pastores y su incesante denuedo por cuidar a las ovejas y cordero. Gracias a su trabajo podemos disfrutar de las delicias culinarias que ofrece la carne de cordero como materia prima. Sin embargo, existe un concepto relativo al trabajo realizado por estos profesionales que aún no hemos tratado. Hablamos del pastoreo extensivo. Por eso en este post vamos a tratar de explicar qué es este tipo de pastoreo, qué implica beneficios aporta a las ovejas  y  qué impacto tiene en el entorno rural y en el abastecimiento de nuestros mercados de riquísima carne de cordero.

En qué consiste el pastoreo extensivo.

sostenibilidadExisten distintos tipos o modelo de ganadería, el modelo más utilizado para la crianza del ovino es el pastoreo extensivo. Es decir, aquel que tiene estrecha relación con la extensión del terreno donde se desarrolla. Para llevar a cabo el pastoreo extensivo son necesarias amplias superficies de terreno. Esta base territorial proporciona el sustento a las ovejas, ya que es allí donde han de alimentarse los animales.

No hay otro sitio donde encontrar terrenos óptimos para el pastoreo extensivo que en el medio rural. Hablamos de ecosistemas naturales, que aunque han sido modificados por el hombre, pastos, bosquetes, sembrados, barbechos, zonas de matorral, etc. producen vegetales de forma natural  cuyo único aprovechamiento posible es el de  alimentar a los rebaños.  A partir de ahí, empieza la labor de los pastores, que buscan incesantemente los mejores lugares para que sus ovejas se encuentren con el pasto que les proporcionen alimentos de calidad, que no pueden ser aprovechados de otra manera.

Este tipo de ganadería aprovecha al máximo los recursos del territorio y tienen en cuenta sus condicionantes naturales. Como es lógico son las razas autóctonas las mejor adaptadas para aprovechar las características de esos pastos. Por ejemplo, en España, el pastizal mediterráneo  ha exigido unas características concretas de las razas en cuanto a su capacidad de adaptación, pero al mismo tiempo ha supuesto obtener producciones de carne de altísima calidad y un sabor característico y único. Puedes conocer más acerca de las razas autóctonas de nuestro país en el post Conoce las distintas razas de ovino que hay en España.

El pastoreo extensivo favorece la reciprocidad de los animales y el entorno. Los primeros obtienen los nutrientes necesarios para crecer, producir y reproducirse. En contra partida, el entorno recibe los beneficios del pastoreo que favorece que los ecosistemas perduren, los suelos se mantengan fértiles, la regulación del agua sea un hecho y la conservación de la biodiversidad una realidad. Todo ello de una forma natural y sostenible.

No es por casualidad que este tipo de pastoreo se haya extendido a lo largo de la historia y perdure, aunque con algunas modificaciones, hasta nuestros días.

El pastoreo extensivo de hoy.

Unos de los ejemplos más claros del pastoreo extensivo a la largo de la historia es la trashumancia. Largos desplazamientos en primavera y en otoño por las cañadas reales. Los pastores guiaban a las ovejas  de la montaña al llano y vuelta con el cambio de estación, en una búsqueda constante de los mejores pastos para el ganado.

Todavía hoy permanecen algunos pastores que siguen realizando el viaje trashumante a pie, mientras otros optan por el traslado en camiones.  Con todo,  la práctica de la trastermitancia es muy común en la ganadería extensiva.  La trastermitancias en una variante de la trashumancia que consiste en el traslado del ganado de un término municipal a otro vecino buscando mejores pastos.

En un mundo cada vez más mecanizado e industrializado, el pastoreo, aunque adaptado a las nuevas tecnologías y al desarrollo científico, sigue siendo una profesión que se desarrolla en comunión con la naturaleza.

Según la ONU, el pastoreo extensivo es una forma de vida que aún practican 500 millones de personas en todo el mundo, gracias al mismo se aprovechan los recursos vegetales de la tundra, la taiga, las altas montañas, zonas desérticas, etc.

El pastoreo extensivo y la sostenibilidad del medio rural.

La ganadería extensiva  es de suma importancia para la salvaguarda de la riqueza natural de una cuarta parte de la superficie terrestre del planeta. Al menos eso afirma el informe “Pastoralismo y economía verde: ¿un nexo natural?” realizado por Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) en 2015.

Como vimos en el artículo Ovejas y pastores, la clave de la riqueza de los ecosistemas pastoriles, la ganadería extensiva favorece la biodiversidad,  la polinización de las plantas y su crecimiento al abonarlas con su estiércol, las ovejas  evitan que los pastos se agosten y desbrozan el monte protegiéndolo de incendios devastadores. Por si eso fuera poco, según el citado informe de la ONU, el fomento del pastoreo extensivo podría ayudar a evitar hasta el 10% de las emisiones de carbono a la atmósfera.

Todo ello sin olvidar, que nos gusta la carne de cordero alimentada con pastos naturales. ¿Se puede pedir más?

Es tu turno, ¿Quieres añadir algo más acerca del pastoreo extensivo?, ¿tienes alguna duda? Compártelo con nosotros en los comentarios.

Comparte en las redes sociales: