acceso a profesionales
si eres profesional accede a los contenidos extra de esta campaña
Campaña · 17/01/2017
El trabajo del perro pastor o cómo guiar sólo a decenas de ovejas

Proteger, cualquier perro, sea de la raza que sea, tienen el instinto de proteger a las personas con las que vive y a las que quiere. Los perros son excelentes guardianes de casa y propiedades. Algunos, por sus características y entrenamiento, son capaces de custodiar a otros animales. El perro pastor protege a  ovejas y corderos sin importar si el rebaño es grande o pequeño. Cuidan de ellos como si fueran parte de su propia manada, como un padre cuida de sus pequeños. Este es el trabajo de un perro pastor.

El trabajo del perro pastor.

perro pastor

Foto: Diego Rodríguez Besoy

Los rebaños pueden ser grandes o pequeños. Pueden encontrarse pastando en las cumbres o en la llanura. Es indiferente si están encerrados en los establos o recorriendo los caminos durante la trashumancia. Lo cierto es que son muchas las ocasiones en las que el perro pastor realiza una labor indispensable en el cuidado de los corderos y sus madres. Buena parte de la responsabilidad de que podamos comer carne de cordero en nuestras mesas la tienen estos animales.

Dentro de los perros pastores podríamos hacer una gran división. Por un lado encontraríamos a los perros de guarda, que son los encargados de salvaguardar a los corderos y a sus madres del ataque de los depredadores. Por otro lado, encontramos a los perros guía cuyo trabajo es reunir y conducir al rebaño.

Sea como fuere, estamos hablando de animales ágiles, sagaces, con gran capacidad de aprendizaje y con instinto para poner solución a problemas imprevistos. Por todo ello, podemos afirmar sin temor a equivocarnos que un perro es el mejor ayudante del pastor.

Entre las labores del perro pastor encontramos la vigilancia de los pastos, sobre todo de aquellos pastizales peligrosos por ser más extensos, contar con un relieve accidentado o por presentar una densa vegetación. Nuestro animal pastor siempre está dispuesto a salir a buscar a los corderos extraviados, aislados o se encuentren enfermos. Cuando los hallan, los acompaña paciente junto al resto. Si el pastor necesita escoger a alguna oveja para aplicarle algún tratamiento, el perro las agrupa y localiza.

¿Sabías que algunas investigaciones han demostrado que un solo perro pastor es capaz de reunir y trasladar un rebaño de 100 ovejas y corderos? Increíble, ¿verdad?

No en vano, esta es la razón primordial del trabajo del perro pastor guía. Él conduce al rebaño en sus salidas y entradas del redil, acompaña a los animales mientras pastan en el campo y/o cuida de que ninguno de ellos se pierda por caminos y carreteras. Al contar con sus servicios, el amo está seguro de que ovejas, carneros y corderos siempre se van a mantener juntos.

Hasta hace muy poco tiempo, nadie podía explicarse cómo era posible que un solo perro pastor fuera capaz de lograr que en un rebaño con muchos individuos, estos estuvieran dispuestos a moverse al unísono y en la misma dirección. Y se pusieron a investigarlo. Para ello utilizaron tecnología GPS. La conclusión a la que llegó este equipo internacional de investigadores de la Universidad de Swansea (Reino Unido)  fue que los perros pastores realizan su trabajo bajo dos sencillas premisas “juntas y hacia adelante”. En otras palabras: “recoger a las ovejas cuando están dispersas y llevarlas hacia adelante cuando están juntas”. Para ello, los perros pastores caminan constantemente realizando un recorrido de ida y vuelta por detrás del rebaño.

Aunque como vemos, un solo perro es capaz de realizar un buen trabajo, lo cierto es que en los rebaños de más de 50 corderos se utilizan dos perros. El primero es el perro de rodeo. Esta clase de perro, también llamado perro de orilla, suele tener un carácter más independiente y él sólo guarda dos de los 4 flancos del terreno donde pasta el rebaño. En los otros 2 lados del rebaño se sitúa el pastor con el segundo perro. A este se le llama perro de mano y ayuda a su amo a vigilar esta parte.

Cómo debe ser el perro pastor.

La  FCI (Federación Canina Internacional) ha clasificado en el denominado Grupo I a la mayoría de razas de perros denominados “pastores”, aunque entre los perros nórdicos también podemos encontrar razas con este nombre. No obstante, según los expertos que no son otros que los propios pastores, muy pocos de ellos podrían realizar correctamente el trabajo de pastoreo en la actualidad.

Lo cierto es que el perro pastor debe reunir una serie de cualidades específicas para ser un buen pastor guía. En primer lugar debe ser un perro con carácter, capaz de enfrentarse al ganado díscolo que le gana en tamaño y en número, pero sin herirlo nunca. Además, debe ser capaz de trasmitir determinación a las ovejas y demostrar inteligencia para resolver situaciones imprevistas. Físicamente debe ser fuerte, ágil y rápido. No olvidemos que la tarea depende de la capacidad del propio animal para tejer una red alrededor de los corderos mediante sus idas y venidas. Como colofón, el perro debe ser fiel y obedecer siempre al pastor.

A pesar de todas estas características, un perro pastor necesita entrenamiento para realizar su labor con eficacia. ¿Qué piensas de los perros pastores?

Comparte en las redes sociales: